Mareados por el hedor a gasoil y tierra en las pestañas, así viven los vecinos de Coria del Río