La guerra de las tallas: misma tienda, misma talla y… ¡cuatro dedos de diferencia!