Sube la tensión: la guerra de símbolos divide a la sociedad catalana