Las posibles causas psicológicas que podrían haber llevado al crimen de la familia de Tenerife