Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kristen Stewart redescubre su interés por la moda

Kristen StewartEUROPA PRESS

Hasta hace unos meses, la protagonista femenina de la saga vampírica más famosa de todos los tiempos se encontraba prácticamente en todo momento liderando los puestos de las peor vestidas, pero tras su reciente fichaje por Balenciaga parece que la joven ha redefinido su gusto por la moda.

Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en la última portada que nos presenta la edición australiana de la revista Marie Claire, publicación que para ilustrar el primer mes del año 2013 ha decidido llevar a su primera página la imagen de una sensual Kristen Stewart.
Con un ajustado vestido negro confeccionado a base de pailletes y una mirada ahumada (sin duda, una de sus señas de identidad en lo que a maquillaje se refiere), Kristen Stewart ha posado para los objetivos de esta publicación de moda y ha ofrecido una extensa entrevista en la que, lejos de hablar de Robert Pattinson y su vida privada (mucho nos extrañaría que lo hiciese), se ha dedicado a presentar su visión sobre la industria de la aguja y el hilo.
Una visión que como decimos ha dado un giro de 180 grados con su incorporación a la firma Balenciaga. Ahora, Kristen ha pasado de engrosar los primeros puestos de las peor vestidas para pasar a ocupar posiciones en los ranking de las mejor vestidas gracias a diseños de la casa de moda francesa y de otras firmas como Zuhair Murad, que crearon los looks que lució en la première inglesa y norteamericana de Amanecer Parte II.
"Soy una gran fan del mundo de la moda ahora y ya soy parte de él, incluso aunque haya veces que no se lo que llevo puesto", comentaba la actriz durante la entrevista y poco antes de añadir que ya es capaz de distinguir un Balenciaga entre miles de prendas.
¿Se habrá convertido en una fashion victim?