Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalie Portman, en la piel de Jackie Kennedy

Jackie Kennedy lo tenía claro: a la gente le gusta creer en los cuentos de hadas. Y su vida, al menos de puertas para fuera, lo parecía hasta el instante en que a bordo de un descapotable un disparo asesinó a su esposo y de paso, a su supuesta felicidad. La mujer, que siempre lucía impecable, tardó más de 24 horas en quitarse el mítico vestido rosa manchado con la sangre de su esposo. Prácticamente se lo tuvieron que arrancar y a ella arrastrarla hasta la ducha.

Descubrimos cómo pasó esos 4 días justo después del asesinato de su marido, un marido que según los chismes ya había perdido hace tiempo  Esta película nos muestra al icono del glamour herido. Vemos todas las caras de esta amante de la poesía y los caballos, de esta reina sin corona, de esta madre y esposa entregada. Capaz de ser temeraria y temerosa con la misma energía. 

Natalie Portman a la conquista del Oscar se transforma como nunca...No sólo físicamente, también borda los gestos y el acento neoyorkino. El funeral de JFK, ella de luto riguroso de la mano de sus dos pequeños... Son imágenes que todos tenemos clavadas en la retina y que ahora El director chileno Pablo Larraín nos invita a revivir desde el punto de vista de la auténtica protagonista.