Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico sigue ensañándose contra la comunidad yazidí de Irak

Después de 12 días huyendo por las montañas, sus últimas fuerzas se esfuman. Este nuevo grupo de yazidíes forma parte de los 400.000 desplazados en el norte de Irak ante el avance de los yihadistas. “Estamos muriendo de hambre, de sed”, denuncia este hombre, que ha visto morir a muchos de sus hermanos de fe, a manos de los milicianos del Estado islámico. En las últimas horas han asesinado a 80 yazidíes que rechazaron convertirse al Islam. “Han aniquilado”, cuenta este otro superviviente, familias enteras. La única esperanza de los yazidíes y de los cristianos iraquíes es una inversión de fuerzas merced a las últimas medidas de Occidente.  Entre ellas, el suministro de armas por parte de los países de la Unión Europea a los permergas o milicias kurdas, para combatir al Estado islámico. Además, esta madrugada la aviación estadounidense ha lanzado su mayor oleada de ataques contra estos grupos desde el inicio de la ofensiva. EEUU ha bombardea posiciones cercanas a esta la presa de Mosul, tomada hace unos días por los yihadistas junto a otros lugares estratégicos.