Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manos Unidas pide al Gobierno un esfuerzo en cooperación

A punto de cumplir los 60 años de existencia, la ONG española Manos Unidas sigue comprometida con el desarrollo de las regiones más desfavorecidas del mundo. Tiene proyectos en 60 países de Asia, África y América.

Clara Pardo, desde el mes de Mayo la nueva presidenta, aclara que “Manos Unidas nació para luchar contra el hambre, pero no se limita a eso, intentamos ayudar a los más desfavorecidos en aquellos lugares del mundo en que nos necesitan, ya sea en proyectos educativos, agrícolas o de ayuda a discapacitados”
Uno de esos lugares es Camboya, donde Pardo ha viajado para conocer de primera mano los proyectos que se impulsan desde España. “Camboya ha sufrido mucho, ha estado 30 años en guerra, destrozó el país. Pero ahora están en paz y tienen muchas ganas de salir adelante. Es un país de muchísimas posibilidades”
Esta ONG de cooperación y desarrollo financia económicamente proyectos de entidades locales en los países necesitados. A pesar de ser una ONG católica, entre sus contrapartes locales hay muchas organizaciones laicas.
Manos Unidas tiene casi 80.000 socios (donantes) y más de 5.000 voluntarios. Los años de la crisis han hecho bajar el número de socios, pero apenas se ha notado en las aportaciones. Según su memoria del año 2015, el 87,7% de sus ingresos de recaudación proviene de fuentes privadas y el 12,3% del sector público.
Fotografía: Iciar de la Peña (Manos Unidas)