Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La infanta Cristina seguirá sentada en el banquillo por el caso Nóos

La Audiencia Provincial de Baleares ha acordado mediante un auto que la Infanta Cristina continúe en el banquillo de los acusados y sea juzgada como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales en el marco del caso Nóos. De esta manera el tribunal desestima las cuestiones previas presentadas por su defensa en las que invocaba la doctrina Botín.

En la primera vista del caso Nóos, donde los letrados presentaron sus cuestiones previas, el abogado Jesús María Silva, defensor de doña Cristina, solicitó que le sea aplicada a su patrocinada la "jurisprudencia consolidada" del Tribunal Supremo en torno a la doctrina Botín, y ha solicitó la nulidad de la apertura del juicio oral contra la Infanta, dictado por el juez José Castro en diciembre de 2014, al aseverar que Manos Limpias "no puede sostener en solitario la acusación contra Doña Cristina".
La Fiscalía Anticorrupción sostuvo durante la primera sesión del juicio que no existen sobre Doña Crisitina indicios de haber cometido delito alguno, si bien señaló que ésta habría obtenido un aprovechamiento ilícito del dinero que su marido defraudó a Hacienda a través de la anterior mercantil 'pantalla'.
Para Manos Limpias, única acusación que reclama pena de cárcel para la Infanta -ocho años de prisión-, el papel de ésta fue imprescindible -de ahí que la considere cooperadora necesaria- para que su esposo pudiera defraudar a la Agencia Tributaria fracturando a través de Aizoon, como si de rendimientos de actividades económicas se tratasen, y no personales, las retribuciones que cobró de numerosas entidades privadas de las que era consejero asesor, y de este modo tributar menos en su declaración de la renta.
Las sesiones del juicio por el caso Nóos se retoman el próximo el próximo 9 de febrero, cuando empezarán a declarar los testigos. Doña Cristina será la última en declarar por lo que tendrá que esperar varias semanas. Tiempo en el que no será necesario que esté en Palma de Mallorca ya que la Audiencia ha determinado que los acusados no tienen la obligación de estar presentes durante todo el periodo que duren los interrogatorios.