Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Sevilla: "Zapatero no confía en nadie, ni siquiera en Sonsoles"

Sevilla dice que De la Vega quiere irse. Foto: Archivo.telecinco.es
El ex ministro insiste, en una entrevista en 'Vanity Fair', seis meses después de que abandonara su escaño de diputado socialista para pasarse a la empresa privada, en que Zapatero debería repetir como candidato en las elecciones generales de 2012, pero reclama que no se abra un debate sobre esta cuestión. No obstante, Sevilla cree que si Zapatero no se presentara el PSOE convocaría unas primarias "con dos candidatos seguros": el ministro de Fomento, José Blanco, y el presidente del Congreso, José Bono.
Sevilla cree que a Zapatero empieza a afectarle el 'síndrome de la Moncloa' porque sus asesores y personal de confianza le dan la razón en todo, teniendo en cuenta que el presidente "no deposita en nadi toda su confianza". "Que me perdone Sonsoles", añade en referencia a la esposa de Zapatero, "pero creo que ni en ella".
De la Vega se va
"Todos dicen que María Teresa se va, incluso ella misma; pero nunca se sabe, desde luego ha hecho una magnífica labor", defiende Sevilla. 
El ex ministro se hace eco de los "rumores" que apuntan a que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cambiará el Ejecutivo de forma inminente. No obstante, matiza que cree que "cada vez la composición del Gobierno importa menos en la medida de que los presidentes acaparan todo el protagonismo".
Al ser preguntado por su opinión sobre la gestión económica, el ex ministro se muestra "muy indignado" con el planteamiento y los primeros resultados de la comisión anticrisis del Palacio de Zurbano, ya que no atiende la necesidad de alcanzar "un pacto de Estado de verdad" al quedarse en "el regate en corto".
En este sentido, Sevilla apuesta por un "triunvirato imbatible" compuesto por los ex ministros Pedro Solbes, Rodrigo Rato y Carlos Solchaga quienes, en su opinión, formarían el mejor gabinete de crisis para hacer frente a la situación económica.
Los errores de Zapatero
Sevilla reconoce que el principal error de Zapatero fue "negarse a reconocer la crisis", lo que atribuye a que escuchara en su entorno "lo que quería oír" sobre la gravedad de la situación económica, y defiende que "no por retocar el IVA y el IRPF se corrige nada".
Asimismo, se refiere a la propuesta de retrasar la jubilación a los 67 años como un ejercicio "de cortedad de miras" porque, en su opinión, las pensiones no se pueden financiar con cargo a las cotizaciones sociales de los trabajadores. También califica de "error" que se transmita la sensación de que los sindicatos ejercen "un derecho de veto" en esta u otras medidas del Gobierno.
La respuesta de De la Vega
La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha dicho desconocer los motivos por los que el ex ministro Sevilla ha pronosticado una crisis de Gobierno para junio en la que prevé su marcha. "No sé por qué lo dice, hace muchísimo tiempo que no hablo con él", ha afirmado De la Vega, para asegurar que se siente "completamente respaldada" por el jefe del Ejecutivo y que "seguirá trabajando" mientras cuente con su confianza. 
De la Vega no ha leído la entrevista en 'Vanity Fair'. Ha subrayado que mantiene una buena relación con Jordi Sevilla y ha precisado que seguirá ejerciendo el trabajo que ha desempeñado "con ilusión" durante los seis años anteriores. 
"Nadie se fía de Zapatero"  
Sobre estas polémicas declaraciones, la secretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal ha dicho que "yo no sé si Zapatero no se fía de su mujer, lo que sí ocurre es a la inversa, que nadie se fía de Zapatero".
En su discurso, la 'número dos' del PP ha cargado contra la política económica del presidente del Gobierno y ha criticado que "otra vez" quiera hacer creer a los ciudadanos que España está "en la buena dirección" para salir de la crisis cuando están "haciendo lo contrario a lo que hay que hacer" al promover medidas como la subida del IVA.