Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "No hemos tomado decisiones en Valencia porque no teníamos ni idea"

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, asegura en Informativos Telecinco que no tomaron medidas en Valencia "porque no teníamos ni idea" hasta que ayer se abrió el secreto de sumario. Rajoy asegura que se han "tomado las medidas" para que esto no vuelva a ocurrir y que tienen que ser "contundentes, pero justos" en la corrupción. Sobre si se arrepiente de la decisión de no haberse presentado a la investidura, Rajoy asegura tajante que "en absoluto" y mantiene su apuesta por la gran coalición.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy , ha acudido al plató de informativos Telecinco para sentarse cara a cara con Pedro Piqueras. Aquí, ha abordado en primer lugar una de las cuestiones que más preocupan a la sociedad española: la corrupción.
"Todos los asuntos que tienen relación con la corrupción son muy desagradables. Hemos abierto expediente informativo a Rita Barberá para ver lo que ocurrió y a partir de ahí tomaremos las decisiones que tengamos que tomar" explicó haciendo referencia a la corrupción en el PP Valenciana.
En este sentido, cuestionado sobre la tardanza a la hora de actuar para frenar el escándalo, explicó: "No he tomado medidas porque no teníamos ni idea. Lo hemos sabido ahora. Hasta que no se levantó el secreto de sumario no hemos tenido idea de nada".
Matizando si estas circunstancias afectarán al futuro del partido, aseguró: "Debemos procurar tomar todas las decisiones para evitar que estos acontecimientos se vuelvan a producir en el futuro. Tanto la Policía como la Agencia Estatal han actuado de forma independiente y por este motivo han salido a la luz casos como este".
"Hemos apartado del partido a todas aquellas personas siempre que tuviéramos la certeza absoluta de que no habían hecho las cosas bien. A veces un juez tarda muchos años en decidir si una persona es inocente. Por ello, no se puede decidir en un día. Hay que abrir un expediente y conocer los casos. Hay que actuar con justicia y con equilibrio", sentenció.
COMISIÓN PARA LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN
Siguiendo esta línea, Rajoy se felicitó de haber logrado alcanzar un acuerdo común entre los partidos para formar una comisión encaminada a la lucha contra la corrupción, "una lacra" que espera que puedan eliminar.
Cuestionado por el caso de los ERES, lo calificó de "bochornoso y lamentable", pero matizó que "no debemos ser inquisidores" dado que es un asunto que "deben decidirlo los tribunales". "El señor Chaves y Griñán de momento no son culpables y todos tienen su presunción de inocencia", finalizó.
LA GOBERNABILIDAD DE ESPAÑA Y EL RECHAZO A SOMETERSE A INVESTIDURA

Con el país sumido en una gobernabilidad impredecible, con el reciente 'no' a la investidura de Pedro Sánchez, y con los partidos sumidos en acometer reuniones, acuerdos y negociones encaminadas hacia un gobierno de coalición, Mariano Rajoy atajó las cuestión recalcando los peligros que atañe la "incertidumbre política".
A su juicio, esto último sólo desemboca en una "pérdida de confianza en España por parte de los mercados y los inversores". Por ello, resaltó que se debe "abordar la cuestión con seriedad y sentido común", afirmando que el país "no se puede permitir tener un gobierno que esté en minoría". "Lo sensato y lo razonable es la coalición que yo presenté, a la que debía sumarse Ciudadanos", defendió.
Sin embargo, cuestionado sobre si se arrepentía de haber rechazado someterse a la investidura se negó y justificó: "No me arrepiento porque tengo la total y absoluta certeza de que más de la mitad de la Cámara iba a votar que no a la investidura. Por ello no me arrepiento. No engañé a la Cámara, no engañé a los electores, no engañé al Rey ni le he hecho perder tiempo a nadie.

Más allá, aclaró que, en lo que a los pactos y negociaciones respecta, por el momento, ha decidido "enfriar las cosas con Pedro Sánchez", añadiendo que atajará la cuestión "después de Semana Santa".
Así mismo, en lo relativo al 'no' a la investidura del líder de los socialistas explicó: "Respeto que Pedro Sánchez quiera formar gobierno pero no puedo defender eso. Tengo que defender a aquellos que votaron al PP. No voy a usar el voto de la gente para derogar todo lo que se hizo en estos años".
DEFIENDE EL TRABAJO DEL PP EN LOS ÚLTIMOS AÑOS
Rajoy no desaprovechó la ocasión para poner en alza todo el trabajo que el PP ha hecho a lo largo de los últimos años y las decisiones que han tenido que tomar para hacer frente a la crisis. "España estaba al punto de la quiebra, en recesión económica, a punto del rescate y con un paro elevadísimo", recordó.
"La prima de riesgo estuvo por los aires y a punto de hacer quebrar a nuestro país... y ahora ha bajado y está muy bien. Por ello es importante hacer un gobierno pronto y un gobierno que genere confianza".
En este sentido, calificó como "imposible" que un gobierno formado por partidos de extrema izquierda y nacionalistas genere dicha confianza, al contrario que con la gran coalición que plantea el PP, que considera que sí podría atraer a las inversiones.
"La incertidumbre política nunca es buena para iniciar las recuperaciones económicas", reiteró.
REFUGIADOS EN SERIA
Tras eludir hablar de la crisis abierta en Podemos por desconocer el trasfondo y ser algo ajeno a su partido, así como después de señalar respecto a los éxitos en las primarias de Donald Tramp que la labor del presidente de España ha de ser llevarse bien con los presidentes de otros países al margen de la opinión personal, atendió la cuestión referente a los refugiados en Siria.
"Yo califiqué las deportaciones que se anuncian desde Grecia a Turquía como un disparate". Por eso habrá una postura común en el Congreso y estoy convencido de que en Europa habrá también una postura común".
MENDIGAS HUMILLADAS EN LA PLAZA MAYOR

Haciéndo referencia a uno de los sucesos más relevantes de la jornada, --por vergonzoso y lamentable--, Rajoy se refirió a la humillación a la que fueron sometidas unas mendigas que pedían limosna en la Plaza Mayor de Madrid por parte de varios aficinados del PSV holandés, que les arrojaron monedas al suelo para ver cómo se arrastraban mientras las jaleaban a modo de burla: "Me siento pésimo. Es una de las cosas más asquerosas y repugnantes que he visto en mi vida y creo que había proceder por vía judicial contra esos bárbaros".
PUÑETAZO EN LA CARA
Finalmente, preguntado sobre el puñetazo en la cara que recibió tras un acto en Pontevedra en diciembre del año pasado, quiso restarle importancia para centrarse en lo positivo y reconocer que se siente feliz y contento con el cariño que recibe:
"Ver la solidaridad, el cariño y el afecto de muchísima gente, y mucha que no es de mi partido y no ha votado ni va a votar nunca al PP, me reconforta y me compensa todo. Me siento sobradamente compensado por el cariño de mucha gente, y eso reconforta mucho. El ser humano tiene cosas muy buenas y muy positivas y eso es lo que hay que ver en la vida", finalizó.