Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lehendakari convoca una manifestación en repulsa por el atentado para el sábado en Bilbao

Patxi López comparece en rueda de prensa. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
El lehendakari, Patxi López, ha convocado una manifestación el sábado a las seis de la tarde en Bilbao en repulsa por el atentado que ha costado la vida al policía Eduardo Puelles. De él ha dicho que "era uno de los nuestros, un defensor de Euskadi y de los vascos". El lehendakari ha afirmado que "ellos nos han enseñado el camino del dolor. Nosotros les vamos a enseñar el camino de la cárcel".
En los pasillos de la Cámara Vasca, donde este viernes se iba a celebrar un pleno y donde se ha guardado un minuto de silencio, el lehendakari ha condenado el atentado y ha expresado su apoyo y solidaridad a la familia del asesinado, desvelando que un hermano de la víctima es ertzaina.
También ha expresado todo su apoyo al Cuerpo Nacional de Policía y demás fuerzas de seguridad, y ha señalado que "el Gobierno Vasco está con vosotros y trabajaremos juntos para acabar con el terrorismo y hacer posible que esto no vuelva a suceder nunca más". El lehendakari ha afirmado que "vamos a acabar con ETA, les vamos a enseñar el camino de la paz".
 
"Los terroristas han acabado con la vida de un trabajador de este pueblo, cuyo único delito ha sido garantizar la seguridad y la libertad de los vascos y velar por el cumplimiento de la ley y del Estado de Derecho. Eduardo Antonio Puelles, como todas las víctimas del terrorismo, era uno de los nuestros, un defensor de Euskadi y de los vascos", ha opinado.
Dolor y rabia
Tras expresar su "profundo dolor" y su "rabia contenida, y más absoluta", el lehendakari ha convocado concentraciones mañana al mediodía delante de las instituciones vascas y una manifestación a las seis en Bilbao para dar "un nuevo grito de Euskadi contra ETA y a favor de la paz y de la libertad".
López ha lanzado una advertencia a los terroristas, a los que ha dicho: "vamos a acabar con ellos, aplicando toda la fuerza del Estado de Derecho, de la ley, para no dar ni un minuto de respiro a los violentos". "Ellos (terroristas) nos han enseñado el camino del dolor. Nosotros les vamos a enseñar el camino de la cárcel", ha subrayado.
Ha asegurado que "estamos dolidos porque nos han atacado", pero ha dejado claro que "seguimos firmes en nuestro compromiso, convencidos de que la aplicación de la ley, la acción policial, judicial, y el apoyo de la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca van a conseguir aislar a los terroristas y acabar con la violencia".
Primer atentado desde la investidura de López
Es el primer atentado mortal de la banda terrorista desde la investidura de Patxi López como lehendakari, el pasado mes de mayo. 
Al día siguiente de la investidura de Patxi López, el pasado 6 de mayo, ETA hizo estallar un artefacto en un repetidor situado en un puerto de montaña del municipio cántabro de Guriezo, limítrofe con el País Vasco, que causó daños materiales en la base de un repetidor y en un muro de un edificio adyacente.
ETA no había vuelto a asesinar desde el pasado 3 de diciembre de 2008 cuando dos pistoleros mataron a tiros en Azpeitia (Guipúzcoa) al empresario Ignacio Uría. Puelles era jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de Bilbao