Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recoger basura por 1 euro al día

Sour Phaphan improvisa una mascarilla para protegerse de los olores y la vergüenza que le da su trabajo. Arrastra un carro metálico con el que recoge papel y envases de plástico. Así, esta mujer de 32 años puede dar de comer a sus tres hijos y su madre. Viven en Sen Sok, uno de los suburbios más pobres de la capital de Camboya,  en una chabola hecha de chapa y cañas y sin agua corriente. Su familia es una de las 105 que se dedican a recolectar basura y que reciben la ayuda de Manos Unidas a través de su socio local CSARO.Les proporcionan material escolar para que sus hijos vayan al colegio en vez de empujar uno de estos carros. Además les facilitan un chequeo médico anual, algo fundamental en un lugar donde el virus del SIDA tiene una alta prevalencia.También les asesoran para que el comprador no les engañe con los precios del material que recogen, que cambia cada día.La mayoría de recolectores de basura son mujeres. Muchas son las esposas de los conductores de los turísticos tuc-tucs. Pero Sour Phaphan dejó a su marido por su adicción a las drogas. Así que recolectar basura es su único modo de conseguir unos dólares. Viven al día. Si  no trabaja, su familia no come.