Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Poipet, la ciudad del juego y la explotación sexual

Poipet (Camboya) es conocida como ‘Las Vegas de Asia’. Su situación, fronteriza con Tailandia, donde se prohíbe el juego, la ha condenado a ser la ciudad del juego. A unos cientos de metros del paso fronterizo se encuentran diez casinos, que esconden prostíbulos. Un auténtico infierno para muchas mujeres, secuestradas o  vendidas por mafias para ejercer la prostitución desde niñas. De hecho, la ONG Damnok Toek, denuncia que una de cada tres es menor de edad.

Justo a unos metros del paso fronterizo con Tailandia, se encuentra uno de los barrios más sórdidos de Poipet, según ha podido comprobar un equipo especial de Informativos Telecinco. En él se pueden ver diez lujosos casinos y otros que comienzan a levantarse. Pero detrás del lujo, se esconde un auténtico negocio de explotación sexual.
Junto a dos voluntarios de la ONG Damnok Toek, el equipo ha podido comprobar como las mujeres son explotadas en prostíbulos que llaman karaokes. Allí, varias chicas esperan a los clientes. No lo reconocen abiertamente, pero cuando el equipo pregunta a la madame por el sexo, su contestación no deja lugar a dudas: “Si la chica quiere irse contigo, te la llevas al hotel”.
Según la misma organización, al menos una de cada tres es menor de edad.  Son secuestradas por las mafias o incluso vendidas por sus familias cuando aún son unas niñas. En un país donde un tercio de la población es pobre, un hijo significa una fuente más de ingresos. No obstante, cuando la madame es preguntada por la edad de las chicas, esta dice que no entiende las preguntas del equipo.
Sin embargo, es capaz de expresar en un inglés muy básico la información sobre los precios: cinco dólares por entrar a cantar en compañía de una de las chicas, pero también hay que pedir cerveza. Tras ello, cuenta: “Media caja para cada uno, son 15 dólares”. Después de expresar que “es mucha”, responde: “es que las chicas beben mucho, están muy acostumbradas porque beben todos los días”