Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Juzgado reabre la causa de Diego, el niño que se suicidó por acoso escolar

Diego se suicidó por  acoso escolartelecinco.es

El juzgado de Instrucción nº 1 de Leganés ha reabierto la investigación sobre el fallecimiento Diego, el niño que el pasado mes de octubre se quitó la vida lanzándose por la ventana y que dejó una carta explicando que no quería ir al colegio, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Los padres de Diego presentaron un recurso de reforma contra el sobreseimiento provisional y archivo de la causa, defendiendo que detrás de la muerte de su hijo podría haber un caso de acoso escolar, y al ser estimado parcialmente, se ha decretado la reapertura de la investigación para practicar las diligencias solicitadas por el Ministerio Fiscal, que también se ha mostrado favorable a la estimación parcial del recurso.
En diciembre pasado, el juzgado de Instrucción nº 1 de Leganés archivó la causa al considerar que no existían indicios suficientes para entender debidamente justificada la perpetración de ningún ilícito penal.
Tal y como se recogía en el auto de archivo, y tal y como manifiesta también la Fiscalía en su informe donde se muestra favorable parcialmente a la reapertura del caso, de las diligencias practicadas por la Policía Judicial, del resultado de la autopsia practicada y del análisis del Ipad del menor, no se evidenció en ese momento procesal la existencia de indicios que permitiesen la imputación de un delito de homicidio imprudente a persona alguna.
"En este sentido, el auto de archivo no adolece de defecto ni debe ser objeto de reforma", reza el auto actual. De hecho, añade que la posible existencia de unos hechos que pudieran ser constitutivos de una situación de acoso escolar frente al menor fallecido, "hechos que no han quedado acreditados y que habrán de ser investigados en su caso por la Fiscalía de Menores, no implica la existencia de un delito de homicidio imprudente por parte del profesorado del centro".
"Tal y como manifiesta la Fiscalía en su informe de las diligencias practicadas no resultan suficientes indicios para proceder a tomar declaración como investigados a los profesores indicados en el recurso como autores o coautores del delito que se les pretende imputar", apunta.
Señala el auto que, "habiéndose puesto de manifiesto, con ocasión del recurso interpuesto, la existencia de un testigo que manifiesta ser conocedor de nuevos hechos que pudieran contribuir al esclarecimiento de la investigación, se considera necesario continuar con la instrucción de la causa para comprobar la veracidad de tales afirmaciones".