Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía desaloja las personas concentradas para "salvar" a Excálibur

Una treintena de agentes de Policía Nacional y Policía Local de Alcorcón han empezado a desalojar al medio centenar de personas que se concentran desde primera hora de esta mañana para evitar que se sacrifique a 'Excalibur', el perro de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola.

Al grito de 'Excalibur, no estás solo' y 'Ana Mato, dimisión', los concentrados se resisten a abandonar la puerta de la urbanización donde la enfermera y su marido residen en Alcorcón. De uno en uno, entre cuatro y cinco policías, están dispersándolos a la fuerza, lo que está provocando momentos de "tensión".
Al mismo tiempo, bomberos de la Comunidad de Madrid han entrado en la vivienda para coger al perro, después de que el juzgado Contencioso Administrativo número 1 haya autorizado la entrada para coger al animal.
La decisión de sacrificar a Excálibur
La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid decretó con una orden judicial sacrificar al perro de la auxiliar de enfermería contagiada por ébola para evitar así posible riesgo de contagio.
La decisión se tomó, pese a la petición del marido de la enferma, Javier Limón, que a lo largo del este martes se puso en contacto con distintas asociaciones animalistas para pedir que se respetara la vida del animal.
La consejería detalla que este perro estaba en la vivienda en "estrecho y permanente" contacto con la paciente afectada por el virus del ébola y, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, "supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre".
La decisión ha levantado una rápida respuesta en Internet, en donde más de 201.000 personas han secundado este martes el llamamiento del esposo de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, a través de la plataforma 'change.org'.
"No es justo que además del contagio del ébola por parte de la auxiliar a consecuencia de la falta de medios, pierdan al perro por un simple capricho, cuando es mucho más fácil aislarlo o ponerlo en cuarentena igual que han hecho con el marido de la víctima", señala la petición de la plataforma de Internet.
Por su parte, Sanidad argumenta que existen datos que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del Ébola, lo que indica que canes pueden sufrir un proceso de viremia aunque se muestren asintomáticos.