Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tragedia del Jerte cuestiona la idoneidad de hacer barranquismo con tormenta

El sonido de las campanas preside la llegada de los féretros a la iglesia de Santiago de don Benito. Cuatro coches fúnebres, acompañados del silencio y las lágrimas. Mientras, Joaquín, el hijo pequeño, de seis años, el único superviviente de la familia, era dado de alta tras recibir asistencia psicológica y superar el traumatismo craneoencefálico que sufrió, tras ser arrastrado por el agua cuando realizaba barranquismo. Por otro lado, como parte de la investigación, ha declarado ante el juez el monitor que les acompañaba a todos en un día en alerta amarilla por tormentas, un tema de discusión tras lo ocurrido.