Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manchas en la piel: las soluciones

Pieles sin manchas. Foto:EFEtelecinco.es
Es una verdad mil veces repetida. El exceso de sol se acumula y lo paga la piel. Eso explica lo que en dermatología se conoce como lentigo: manchas de la edad que "decoran" escote, cuero cabelludo, brazos, piernas o manos, que salpican el rostro y suman años a quien los luce. "El lentigo "explica la dermatóloga Paloma Cornejo, de Instituto Médico Láser, aparece a partir de los 30 años en las zonas fotoexpuestas, lo mismo en hombres que en mujeres".
El llamado melasma (lo que se conoce también como "paño") es una mancha que sufren casi en exclusiva las mujeres, sobre todo entre los 30 y los 40 años, durante la edad fértil. "Es una alteración de la piel "dice la doctora Cornejo- que puede surgir durante el embarazo, si se utilizan anticonceptivos orales, si se toma el sol tras una depilación (la piel irritada se colorea y es muy difícil de eliminar). Es una mancha insistente con la que hay que ser muy cuidadoso".
A lo mejor sabes bien de lo que hablamos por propia experiencia. Ahora no es momento de afrontar tratamientos que eliminen las manchas, pero sí la ocasión de proteger la piel para paliar en lo posible que aparezca esa maldita sombra en el labio superior o en mitad de la frente, tal vez incluso sobre una mejilla. Y si se quiere evitar una nueva mancha, desde luego hay que exponerse al sol con la piel limpia, sin perfumes, maquillaje, desodorante; prescindir de cualquier producto cuya composición pueda ser fototóxica, lo que también incluye algunos medicamentos que pueden tener ese efecto.
Según la dermatóloga de IML hay que llevar en todo momento un buen cosmético solar para rostro y cuerpo "que indique protección alta o muy alta frente a rayos UVB (los que producen las quemaduras) y UVA (más penetrantes y causantes del envejecimiento), y aplicar el producto cada 2 horas. Además "continúa- el producto solar debe ser de una textura adecuada según se tenga la piel grasa, seca o si se va a aplicar sobre una zona con pelo (textura líquida, por ejemplo para brazos, piernas, pecho, espalda de los hombres)".
Extremar precauciones ayuda a minimizar el oscurecimiento de una mancha. Y ya llegará el otoño, momento idóneo para ponerse en manos de un especialista y consultar el tratamiento más adecuado para hacerlas desaparecer. Además, un dermatólogo analizará el tipo de mancha determinar si es benigna. La dermatóloga Paloma Cornejo explica los tratamientos.
"En el caso del lentigo, las manchas de edad, lo que utilizamos es el láser, la luz pulsada, peelings específicos que actúan en profundidad, o la crioterapia (eliminación de la lesión cutánea con frío). Para los melasmas, lo más efectivo son los peelings y tratamientos despigmentantes, para evitar que aparezca el verano siguiente. Cualquier tratamiento para eliminar manchas tiene también un efecto de rejuvenecimiento. Un plus para mejorar el aspecto de la piel". La duración de las sesiones depende del tipo de piel y de mancha.
Aunque no se trate específicamente de una alteración de color , aprovechamos el consejo de la dermatóloga para avisar a quienes presentan reacciones alérgicas al sol. "Con indicación médica la persona puede tomar unas sesiones de rayos UVA, previos a la exposición solar, para curtir la piel y acostumbrarla a la radiación. Muchas erupciones solares se producen precisamente porque la piel no tiene defensas solares".