Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven de 15 años confiesa los asesinatos de su madre y el novio de ésta

Destiny GarciaFacebook

Una adolescente de 15 años ha confesado haber matado a su madre y al novio de ésta y se encuentra a la espera de juicio, donde podría ser condenada a una vida en prisión.Los restos de Rosie Sanchez, de 38 años, y Anderson Nunez, de 40, fueron descubiertos en un apartamento de Brooklyn alrededor de las ocho de la tarde del pasado domingo. La hija de Sanchez de 15 años, Destiny Garcia, ha sido acusada como un adulto con dos cargos de asesinato en segundo grado y dos cargos criminales de posesión de arma.

En la acusación se explica que Destiny confesó a un primo que les había matado porque el novio de su madre la violaba repetidamente, señala la Policía. Más tarde añadió que era su madre la que abusaba de ella y que Nunez no la ayudaba, informa Daily Mirror.
Al parecer el primo llamó a la Policía, que encontró los cuerpos en estado de descomposición. El cuerpo de Rosie Sanchez se halló en una silla de su habitación. Los documentos del juicio indican que tenía una herida de disparo en la oreja y puñaladas en el pecho. El cuerpo de Nunez se encontraba en el suelo de la cocina. Tenía un disparo en el brazo y múltiples puñaladas en el cuello, torso y cabeza que le causaron la muerte.
El abogado de Destiny, Peter Guadagnino, explica que su cliente “entiende la seriedad del caso”. Garcia confesó haber matado a la pareja el 27 de diciembre. Culpaba a su madre de ignorar sus acusaciones de que Nunez la violaba repetidamente. También dijo a los detectives que su madre abusaba físicamente de ella.
Destiny dijo que se fue a casa de su padre durante unos días después del incidente  antes de hablar con su primo. Confesó que su primo quedó tan consternado con lo que le dijo que no quiso saber nada de ella durante varios días. Al parecer la policía busca también a otro chico de 15 años que se cree que le consiguió el arma a Destiny.