Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En septiembre quiero el divorcio

¿Qué pasa con las vacaciones que acaba con tantas parejas? Los datos son elocuentes, después del verano los divorcios y separaciones aumentan hasta en un 30%. Es como si la prisa y el estrés del invierno escondieran conflictos que estallan es ese tiempo de descanso que tanto deseábamos.
La familia política a veces es la causa de las discusiones. Los expertos recomiendan negociar las vacaciones. Lo mejor es dedicarse unos días a solas para mantener la llama del amor.