Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ramón Arroyo: "Con esclerosis, rendirse no es una opción"

Cuarenta y siete mil personas viven en España con esclerosis múltiple (EM), una enfermedad neurológica sin cura, pero con tratamientos que han logrado reducir gran parte la discapacidad. En el día mundial, el lema es "que la EM no te frene", porque la enfermedad, que supone problemas de movilidad, cognitivos, visuales, no impide a quien la sufre disfrutar de la familia, aprender o hacer actividades que le gusten. No es fácil tampoco, la EM no trata a todos los afectados por igual. Como dice Kiko Munar, de la Asociación Balear de Esclerosis múltiple, "hay personas de 60 años con unas condiciones físicas óptimas y personas de 22 años que necesitan andador, o incluso en casos más graves, silla de ruedas". La falta de información ocasiona miedo a los afectados y un estigma que, puede suponer la pérdida de empleo. Ramón Arroyo lleva 12 años con EM. "Más del 50  por ciento de los afectados no cuenta el diagnóstico, salvo a personas muy cercanas". Incluso desde las asociaciones de pacientes "recomiendan" retrasar la noticia en el trabajo "tanto como se pueda". La solución pasa, reclaman los enfermos, porque el diagnóstico de EM lleve implícito un 33 por ciento de discapacidad. "Así habrá posiblidad de trabajar de acuerdo a nuestras capacidades", dice Munar. No es fácil cumplir un horario y mantener el rendimiento cuando se tiene un brote de esclerosis múltiple. Ramón está en proceso de recuperación de uno de esos momentos. No se rinde. Se lo prometió a si mismo cuando quiso coger en brazos a su hijo mayor, un bebé en la cuna y tuvo miedo, le fallaban las fuerza. Se dijo "Renunciar no es una opción" y cada día tiene como objetivo superarse "con retos que sean posibles. El mío ahora mismo, enseñar a mis hijos Borja y Martín, de 8 y 6 años, a montar en bici. Aún es difícil para mi sujetar el manillar". La EM le empujó a la actividad física, a la competición deportiva. Y espera volver a estar ahí. Lo cuenta todo en un libro con ese mismo título "Renunciar no es una opción", que quiere ser ayuda para otros, para dar a conocer la esclerosis múltiple y derribar barreras. Una experiencia vital que comenzó con 100 metros y se verá en la gran pantalla. Pero eso, es otra historia.