Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un abuelo abandona a su nieta con una pistola en mitad del desierto

Abuelo abandona a su nieta en un desiertoSheriff de Eyebuck

Cuando el camión de Paul Armand Rater se quedó atascado en mitad del desierto próximo a Buckeye Hills (Arizona)  y se dio cuenta de que no llevaba el móvil consigo mismo, supo que estaba en apuros. El hombre, que entonces tenía 53 años, sacó a su nieta del vehículo y comenzó a andar, algo de lo que se arrepintió al poco, ya que la acabó abandonando allí mismo.

No había recorriendo ni 48 kilómetros desde su casa en Buckeye cuando el camión se quedó atascado. A pesar de intentar sacarlo, el abuelo abandonó el vehículo junto a su nieta de cinco años, quien le acompañaba en el trayecto. Ambos comenzaron a andar en busca de ayuda, pero debido al calor y el cansancio, la pequeña se echó a llorar. Rater, que estaba hambriento y sediento, buscó una sombra para la pequeña y le dijo que se echara la siesta. Además, el abuelo le habría dado una pistola de calibre 45 cargada para que “disparase a cualquier hombre malo”, cuenta el ‘Washington Post’.
Según la versión del abuelo, habría llamado a su mujer nada más llegar a una tienda de comida. Sin embargo, la versión policial es completamente distinta, ya que aseguran que el hombre llegó a Centro Ecuestre de South Buckeye y ni siquiera mencionó lo sucedido con su nieta, sino que se bebió al menos cuatro bebidas alcohólicas antes de contarle a su mujer qué había pasado.
La policía, junto a la abuela de la pequeña, la encontraron cinco horas más tarde, con el arma en la mano. Rater tendrá que hacer frente a la Justicia por dos delitos graves de abuso infantil y otro por poner en riesgo la vida de su nieta.