Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo fenómeno estético: inyectarse bótox en el escroto

ScrotoxGtres

El número de hombres que preguntan sobre el ‘scrotox’ –inyectarse bótox en el escroto- ha aumentado considerablemente. De hecho, se ha doblado en un año, según los expertos citados por The Sun.

Esta clase de intervención estética cuesta alrededor de 2.800 libras (unos 3.200 euros) y ayuda a reducir la sudoración, disminuye la aparición de arrugas en la zona y hace que el escroto parezca más grande, ayudando a que los músculos se relajen.
La ofrecen especialmente clínicas en EEUU pero ha aumentado el interés en otras partes del mundo.  El procedimiento se realiza en unos 45 minutos, pero el paciente debe abstenerse de tener sexo durante seis semanas mientras el pene se recupera.
Según el doctor David Alessi, cirujano plástico, “desafortunadamente, más del 90% de los hombres no quedan satisfechos con los resultados”, señala al Daily Star. El cirujano advierte que la obsesión de muchos hombres “con el tamaño del pene puede ser síntoma de un problema psicológico serio. La mayoría de los hombres que piensan que tienen un pene pequeño, en realidad no lo tienen”, indica.