Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desmadre sexual en localidades costeras indigna a los vecinos

Cada verano tiene su moda. Este año parece que toca practicar el sexo en público y colgarlo en Internet. El vídeo es tan explícito que no merece la pena continuar con él. Es sólo la prueba de lo que ocurría hace unos días en el mayor festival de música electrónica de Canarias. En Adeje, al sur de Tenerife. En un recinto cerrado y a la vista de todos los presentes, algunos de los cuales no dudaron en grabar el acto sexual y en difundirlo sin freno a través de las redes sociales y de mensajería instantánea.  Vecinos indignados por este turismo sin límites, como ocurre también en Benidorm. Varias asociaciones de vecinos llevan años denunciando el exceso de ruido de fiestas y casos como estos que se fotografiaban esta misma semana. Sexo en público, a plena luz del día, ya sea en locales o en la misma calle, con fiesta, alcohol y otras sustancias de por medio en muchos casos.  Escenas que surgen del propio desmadre que comparten ese tipo de jóvenes o que se fomentan, en casos muy concretos, desde los propios locales. Así se podía comprobar recientemente en esta discoteca de Magaluf, en Mallorca, en la que una joven practicaba sexo oral a cambio de alcohol gratis. Sobre ese local pesa ahora una orden de cierre durante 12 meses y una multa de 55.000 euros que no se han hecho efectivas al estar abierto aún el período de alegaciones.