Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me dijeron que me olvidara de que había tenido una hija"

Esas duras palabras se las han dicho entendiendo la situación en la que se encuentra Antonio Blanco, pero sabiendo, al mismo tiempo, que al no existir un acuerdo bilateral entre España y Japón estos casos no suelen prosperar.

Es más, como en otro caso similar al de Antonio se encuentra José María Cacho, quien no ve a su hijo Martín desde hace más de un año. En Japón no entienden que estas madres hayan cometido ningún delito (pese a saltarse la orden de un juez español).

En el caso de Antonio, la madre cuenta con la guardia y custodia de la menor pero no podía llevarse a la hija de ambos fuera de Salamanca. Allí la jurisdicción es distinta, por lo que no moverán ni un hilo hasta que no comentan algún delito (o lo que las autoridades del lugar entiendan como tal).

"A su edad la madre la puede manipular"

Como la niña tiene ahora tres años, nació en octubre de 2006, la psicóloga Elena Borges, nos asegura que "no le quedará ninguna secuela, pues es muy pequeña. Lo que sí que se puede dar es el síndrome de alineación parental".
Se produce este tipo de síndromes cuando uno de los padres malmete contra el otro para tratar de destruir los vínculos que les unen. "A su edad, la madre la puede manipular", nos comenta.

"El que lo va a pasar mal en este caso es el padre. Tiene que aceptar el duelo porque, por lo que parece, no le queda más remedio. Y en esa situación, lo mejor que puede hacer es olvidarse de que tiene una hija. Suena muy fuerte y es muy sencillo decirlo, pero él lo pasará muy mal hasta que consiga pasar por todas las fases del duelo".

El juez se desentiende del caso

Pero Antonio Blanco no está dispuesto a olvidar. Se agarra con todas sus fuerzas a las únicas esperanzas que le quedan. Cuando denunció la desaparición de su hija (el 25 de agosto de este año) en un primer momento, la policía hizo caso omiso. Tuvieron que pasar quince días para que procedieran a investigar. "Lo que es tiempo suficiente para ir y volver de Japón varias veces", nos comenta.
Se llevó a cabo una breve investigación, pues el juez de instrucción número 4 de Salamanca decidió que se dejase de investigar. "Aún no entiendo por qué. Quizás es porque alguien ha metido la pata y no quieren seguir con el asunto. Aunque eso son meras suposiciones", nos cuenta.

En el mismo juicio "mi ex mujer mintió. Alegó que era arquitecto, cuando no lo es. Hasta sospecho que no tenga ningún tipo de estudio y que no sepa educar a nuestra hija".

También se cometieron varias faltas pues quien hizo de traductora de Keiko Yamaguchi "era amiga de la misma por lo que traducía las cosas como la convenía. Se la pilló en varias ocasiones haciendo esto", nos relata.

Trató de hablar con el juez y con el fiscal adscrito al juzgado de instrucción número 4 de Salamanca, pero ninguno quiso recibirle para hablar con él.

Ahora mismo tiene abierto un recurso, pues las circunstancias han cambiado, "pero el juez no quiere investigar más", añade.

Investigador privado

Lo único que le dijeron los agentes es que habían averiguado que su ex mujer había comprado algo por Internet a la compañía aérea Air France. "¡Algo!", nos relata algo exaltado, "como si se pudieran comprar muchas cosas que no fueran billetes".

Ya que sus sospechas se centran en Japón, y allí no pueden proceder a hacer nada por la vía legal, ha decidido contratar a un investigador privado para que localicen a su hija.

La pregunta es ¿y una vez que la localicen? Nos remitimos de nuevo al caso de José María Cacho, cuyo hijo fue secuestrado por su ex esposa (de nacionalidad japonesa) y llevado a su país de origen. Una vez que les localizaron, José María decidió viajar hasta Japón con la esperanza de recuperar a su hijo. Apenas pudo verle unos minutos.