Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No he comido durante un año"

La dura lucha de una mujer de 24 años contra la anorexiaInformativos Telecinco

La familia de Emma Duffy, una joven de 24 años de Chesterfield (Derbyshire, Reino Unido) comparte con el mundo su lucha contra la anorexia. La joven afirma que sus problemas comenzaron hace ocho años, cuando un profesor llamó "gorda" a su amiga. Desde entonces, Duffy fue muy selectiva con sus comidas hasta que dejó de comer. Cuando se cumplen seis meses desde que ingresó en el Hospital de Middelsborough, su familia trata de recaudar un millón de libras para un tratamiento en una clínica privada.

Emma Duffy de 24 años natural de Chesterfield (Reino Unido) sufre bulimia además de un trastorno de personalidad provocado por la falta de alimentación. Durante el último año se ha alimentado a través de un tubo ya que se niega a comer. Su familia trata de recaudar un millón de libras para un tratamiento privado. Además, quieren compartir imágenes de su aspecto para concienciar de la importancia de esta enfermedad.
Según publica 'Daily Mail', Emma comenzó a vivir con la enfermedad cuando un maestro de su escuela le dijo a una de las amigas de Emma que nunca llegaría a ser una bailarina porque "estaba demasiado gorda". Desde entonces empezó a comer menos.
La madre de Emma Duffy, Beverley Duffy, explica que no conocía el trastorno de alimentación de su hija hasta que se lo confesó con 18 años. "La falta de alimentos le ha provocado un trastorno de personalidad", cuenta Beverley. Incluso Beverley dice que "en una ocasión Emma llamó a la policía alertando de que habíamos intentado matarla."
"Es desgarrador cuando ni siquiera reconoces a tu propia hija. Pensé que mi mundo se había terminado. Estaba en los huesos", dice su madre. "Su rostro se había derrumbado y sus ojos estaban hundidos. Un año más tarde, Emma se vio obligado a abandonar su carrera de Enfermería en la Universidad de Teesside", relata Beverley.
En octubre de 2013 se intentó suicidar. Desde entonces se encuentra ingresada en el Hospital Parque Roseberry, en la localidad de Middlesborough. "Lleva allí seis meses y los médicos no saben qué hacer con ella a causa de su débil estado".
Beverly Duffy confiesa que la familia ha perdido las esperanzas de una pronta recuperación ya que se le negó una plaza en el Hospital 'The Retreat York', en Yorkshire, uno de los pocos centros de Reino Unido que trata los trastornos alimentarios. Ahora la familia trata de reunir un millón de libras, el dinero necesario para pagar el tratamiento en una clínica privada. El tratamiento cuesta 333.000 libras al año, sin embargo, el tiempo medio para la cura es de dos años. Su familia quiere recaudar el dinero de tres años de tratamiento.
Sus padres han puesto en marcha la campaña 'Saving Emma', para que particulares puedan ingresar donaciones y ayudar a Emma. "Queremos que todo el mundo sepa lo que está pasando", cuenta su madre. "Espero que podamos reunir el dinero antes de que sea demasiado tarde", añade.