Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una bebé sufre más de 300 operaciones tras caer en una bañera de agua hirviendo

bebe quemada, niña quemadurastelecinco.es

Cuando Tilly Sawford de 15 meses de edad cayó en la bañera llena de agua hirviendo los médicos le pronosticaron un 5% de probabilidades de sobrevivir. Cuatro años después de aquel accidente doméstico y tras 321 operaciones, la pequeña con su evolución ha dejado atónitos a los especialistas que la califican "un triunfo vivo".

Tilly Sawford sufrió terribles quemaduras al caer accidentalmente en la bañera llena de agua hirviendo en 2009. La caldera no funcionaba bien y el agua estaba demasiado caliente cuando uno de sus hermanos preparaba el baño.
La pequeña, un bebé, se acercó a coger una pelotita y cayó dentro en un descuido de segundos de su madre, que había ido a sacar la ropa de la lavadora, según publicó el Daily Mail.
La madre recuerda así lo ocurrido: "Normalmente pongo Tilly en su cuna si no puedo estar con ella, pero estaba jugando con sus juguetes y solo bajé las escaleras unos segundos. Oí un grito y corrí  escaleras arriba,  Tilly estaba en la bañera, debió  haberse inclinado y cayó dentro".

La desesperación casi la hizo caer en shock, cuando vio a su bebé con los ojos "en blanco e inconsciente por el dolor". La levanté de inmediato y saqué el tapón. Su piel se caía en mis manos".
Ella y su marido corrieron con  Tilly a un Centro Médico donde la trasladaron a una unidad especializada en quemaduras en el Hospital Infantil de Birmingham. Allí le realizaron la primera operación que duró 12 horas.
Los médicos les advirtieron que esperaran lo peor, porque nunca antes habían visto un bebé con tantas quemaduras.  "El hecho de que no muriera es un milagro", ha contado la madre.
Este martes, Tilly fue sometida a la operación 321 en un hospital de Nottingham. Las quemaduras y sus secuelas, provocan que la piel se tense y sea difícil flexionar las extremidades.
La niña ahora tiene que usar un andador o un par de muletas para ayudarse a moverse. La escuela la comenzó en septiembre pasado y le encanta porque tiene un montón de amigos.

Su madre ha explicado el carácter de su hija: "Ella puede caminar un poco, lucha para subir las escaleras, y normalmente las sube muy bien. Es muy independiente, no le gusta que yo le haga cosas, a menos que realmente lo necesite".
"Ha sido como una montaña rusa emocional. Muy duro a veces. Yo sólo quiero que tenga el mejor futuro posible".