Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La enorme alegría de escuchar por primera vez

Se llama Hágim y es la primera vez que escucha su propia voz. La primera vez que oye a su madre o a la cooperante. Como él muchos pequeños sintieron las risas, los gritos, los ruidos… Niños y mayores que necesitan recorrer mínimo 500 kilómetros solo para hacerse un reconocimiento, tan necesario en pleno Sáhara. Ya en Dakhla un dispositivo tan pequeño como éste, fabricado en España, logró cambios enormes en sus vidas. En sólo cinco días se realizaron 170 revisiones audiológicas y se adaptaron 96 audífonos. Una acción solidaria para poder escuchar la vida.