Una prueba clave acorrala al presunto asesino de Ciudad Lineal