Un hombre armado con un trastorno psiquiátrico siembra el pánico durante 18 horas en Barcelona