Los vecinos de Sant Adriá de Besòs huyen por la invasión de okupas conflictivos