Un hombre utiliza a una niña para robar a turistas en la Catedral del Mar de Barcelona