Las agendas de los hijos de Ruiz Mateos desvelan que la familia no está en la ruina