Teo ha renunciado a su tratamiento contra el cáncer para poder comer