La farmacéutica okupa: la nueva propietaria se hace cargo de todos los gastos y ya ha perdido más de 30.000 euros