Una medusa del tamaño de una persona ha sorprendido a dos submarinistas en Reino Unido