Una asociación saharaui denuncia la existencia de siete millones de minas antipersona en el muro marroquí