Yenín, donde los niños jamás han ido al cine, recupera hoy la gran pantalla