El Teatro Dolby se engalona para la gala más sostenible de los Óscar