Nada de absurdo: andar hacia atrás es más saludable