Un olmo con casi cuatro siglos en Navajas, Castellón, compite por ser el árbol de Europa