Los otros malos ratos de Merkel que ponen en duda su salud, un secreto de Estado