Sentencia excepcional en Dallas: un policía blanco, culpable de asesinar a un joven negro