Cifuentes, silencio y evasivas desde que saltó la polémica del máster