Tensión desbordada en las playas de Barcelona por la instalación de cruces amarillas