La tensión vuelve al Congreso en la última sesión del curso político