Civismo, respeto o responsabilidad: el coronavirus nos puede hacer aprender