El COI opta por la estabilidad y el dinero al conceder los JJOO a Tokio