La lluvia no impide celebrar el acto de fe de los picaos