La autopsia al niño de Elda no revela signos evidentes de violencia